Ni punto de comparación.

Y por una semana todo se detuvo, sin dudas ni polémicas al respecto, con la firme seguridad de quienes saben estar haciendo lo correcto. A pesar de que el pasado fin de semana se enfrentaron primero contra tercero y segundo contra cuarto respectivamente; sin importar la trascendencia de los resultados y el modo en que queda la clasificación, la Premier League cede esta semana todo el protagonismo a la FA Cup.

 

 

Porque en Inglaterra, a diferencia de en España, la Copa es un trofeo verdaderamente respetado y valorado con el que todos sueñan con ganar. No se trata de una aspiración con letras minúsculas, ni una frase hecha que se dice por quedar bien, la FA Cup ofrece realmente a equipos pequeños la oportunidad de tocar la gloria.

 

Sin ir más lejos, el año pasado el Reading F.C. de segunda división llegó hasta semifinales, el Chelsea cayó ante el Bradford City de tercera y el Manchester City tuvo igual destino ante el Middlesbrough (también de segunda). Todo en un mismo año, sin siquiera ser considerada por ello una temporada atípica del torneo. Aquí, por el contrario, que el Mirandés haya llegado a cuartos de final nos parece una sorpresa digna de ser alabada.

 

Inmediatamente al leer esto surge una respuesta frecuente en boca de todos los españoles: “claro, porque en Inglaterra es a partido único, así es más fácil”. Sin embargo, la realidad va mucho más allá que eso. La diferencia, a parte de la propia organización pensada efectivamente para favorecer al pequeño, está en el nivel de exigencia, entusiasmo y amor de los aficionados por la FA Cup. Si bien lógicamente los equipos pequeños viven también con la preocupación del descenso, no han sido pocos los casos en que entrenadores han sido objeto de durísimas críticas por reservar jugadores. No se aceptan excusas, ni por parte de la prensa ni de la afición, la copa se juega para ganarla.

 

Disputada por primera vez en 1871, no es solo el torneo de fútbol más antiguo del mundo, es una competición que no se mete con calzador en el calendario, a cualquier hora y cualquier día mientras no moleste a la liga regular. La valoración y reputación que genera la FA Cup no dista mucho de la Premier League, y en consecuencia el trato que se les dispensa tiende a ser más o menos igual.

 

Es por todo esto que la FA Cup ocupa una serie de fines de semana que, en otros países como España, están destinados a la liga. En vez de jugar la Copa del Rey un frío miércoles de invierno a las 21:00, allí disputan su amada competición un sábado a las 16:00. En lugar de sacar suplentes midiendo las fuerzas de cara a la liga, juegan con lo mejor que tienen sabiendo que el calendario no aprieta por ello. Consecuentemente, los estadios se llenan, las aficiones viven el trofeo y el espectáculo y la competitividad salen beneficiados.

 

 

En ese sentido, por ejemplo Valencia y Aston Villa, dos auténticos históricos, presentaron en la competición copera un ambiente en sus estadios muy diferente. Ambos con entrenadores que anteriormente eran comentaristas, ambos en situaciones de crisis y tensión, no tenían ninguno prácticamente opción alguna de lograr el pase de ronda. Sin embargo, el aspecto del Villa Park fue totalmente distinto, y por ende el de la FA Cup en general.

 

No obstante, pensándolo fríamente: ¿qué podría llevar a un valencianista a Mestalla, teniendo que remontar un 7-0, un miércoles por la noche? En realidad:  ¿para qué prestar atención a la competición en sí, cuándo prácticamente cada año se repiten los finalistas?

 

Temporada FA Cup Copa del Rey
2014-2015  Arsenal 4-0 A.Villa  Barcelona 3-1 Athletic Club
2013-2014 Arsenal 3-2 Hull City Real Madrid 2-1 Barcelona
2012-2013 Wigan Ath 1-0 Man. City Atlético de Madrid 2-1 Real Madrid
2011-2012  Chelsea 2-1 Liverpool Barcelona 3-0 Athletic Club
2010-2011  Man. City 1-0 Stoke City  Real Madrid 1-0 Barcelona 
2009-2010  Chelsea 1-0 Portsmouth  Sevilla 2-0 Atlético de Madrid

2008-2009

Chelsea 2-1 Everton Barcelona 4-1 Athletic Club 

Conclusiones de la tabla: 

 1º En los últimos 7 años no se ha repetido ninguna final en la FA Cup, mientras que en el mismo periodo en la Copa del Rey el Barcelona y Athletic se han enfrentado 3 veces y el Real Madrid y Barcelona 2. Es decir, tan solo hemos tenido dos "sorpresas" en casi una década.

2º En el mencionado intervalo temporal, en la final de la competición inglesa han participado 10 equipos diferentes de 14 posibles; por el contrario, en España tan solo han participado 5.

3º De los 5 equipos españoles participantes de las recientes finales ninguno baja del Top 5 o Top 6 de nuestra liga, no obstante, en la FA Cup encontramos no solo equipos de menor entidad sino también equipos de segunda división.

Que nuestra Copa del Rey a día de hoy es un trofeo devaluado, monótono, mayoritariamente carente de interés y molesto para los clubes pequeños es una realidad innegable. Sin embargo, la solución parece sencilla, sabiendo de la existencia de un formato competitivo y divertido, no se entiende por qué todavía no se han tomado medidas.

 

De hecho, no es ni siquiera necesario tener que copiar el formato inglés. Durante un tiempo la Copa del Rey se jugó inmediatamente después de la Liga, la cual se apretaba un poco en favor de la otra competición. Estando el torneo liguero acabado, no existía inconveniente alguno para disponer de todos los esfuerzos para su conquista.

 

Me pongo a pensar en partidos de la Copa del Rey en fines de semana, a partido único, con el buen tiempo de la primavera-verano, las preocupaciones de la Liga despejadas... A lo mejor me equivoco, pero me cuesta creer que los estadios seguirían vacíos y los clubes desinteresados. Sinceramente pienso que no habría ni punto de comparación.

 

Otros artículos de la temporada:

Escribir comentario

Comentarios: 0